jueves, 14 de abril de 2016

El extraño epitafio de Luceia Optata


Hallado en el año 1929 en la necrópolis paleocristiana de la antigua colonia romana de Tarraco, el epitafio dedicado a Luceia Optata (CIL II3/14, 1682; RIT 668; CLEHisp 120) es una placa de caliza gris de 25,3 x 25,3 x 3 cm con numerosos daños y actualmente bastante borrosa. Sabemos muy poco de su vida, salvo que contrajo matrimonio con Terentius Nicomedes de quién era también liberta; la inscripción ni siquiera específica su edad, al contrario que la práctica habitual, y no menciona a más familia. Sin embargo, por lo que destaca el epitafio en recuerdo de Luceia Optata son los versos finales, al parecer compuestos por el propio Terentius Nicomedes, en que se establece un diálogo ficticio entre la fallecida y su supuestamente afligido marido.






D(is) M(anibus)
Terentius Nicomedes
Luceiae Optatae sive 
libertae sive uxori
Ego quomodo potui, fe-
ci. Nunc filium meum
times. Tota faras habi-
tasti. Multi de tuo gra-
tulati sunt. Prandius.
Alienus mi toto tempore.
Summus. Levis. B(ene) M(erenti) f(ecit)




El diálogo que mencionábamos se localiza entre las líneas 5 y 11 de la inscripción, si bien su sentido no está nada claro, principalmente porque algunas palabras están mal escritas, como, por ejemplo, faras en la línea 7 o prandius en la línea 9. Según Geza Alföldy, que estudió la inscripción en 1975, el diálogo podría recomponerse de la siguiente manera:

          Nicomedes: Ego quomodo potui, feci / Indicaría la preocupación de Nicomedes por lograr para su esposa y liberta Optata un funeral y monumento adecuados.
          Optata: Nunc filium meum times / "Ahora tengo miedo de mi hijo"
          Nicomedes: Tota foras(faras) habitasti / Nicomedes se ocupará de él, pero Optata tiene miedo de que le eche de la casa, lo que podría significar que el hijo no es de Nicomedes.
          Optata: Multi de tuo gratulati sunt / Optata se niega a creerle, a pesar de que Nicomedes ha hecho felices a muchos
          Nicomedes: Alienus mi toto tempore / Optata no está equivocada. Nicomedes siempre pensó en el hijo como un completo extraño.
          Optata: Summus / Sin embargo, el hijo es un hombre excelente.
          Nicomedes: Levis / Para Nicomedes eso es indiferente.

El diálogo así reconstruido por Alföldy indicaría que, aunque la relación de Nicomedes y Optata fue buena en vida -de ahí la preocupación del marido por lograr para su esposa un entierro y sepultura correctos-, no sucede lo mismo entre Nicomedes y el hijo de la difunta. El rechazo de Terentius, por lo tanto, iría dirigido hacia el hijo, no hacia la madre. Sin embargo, en "El epitafio dialogado RIT 668: nueva lectura e interpretación", publicado en Ager Tarraconensis, vol. 5, en 2010, Jaime Siles y Ricardo Hernández proponen una lectura completamente distinta

          Optata: Ego quomodo potui feci, nunc filium meum times / "Yo lo he hecho como he podido y ahora tú recelas de mi hijo".
          Nicomedes: Tota foras habitasti, multi de tuo gratulati sunt / "Te has pasado la vida fuera de casa, muchos se lo pasaron bien a tu costa"
          Optata: Alienus mi toto tempore, summus levis / "Comí a expensas de los demás en todo momento. Soy una rata caprichosa"

Así traducido, el epitafio a Luceia Optata no es un epitafio al uso. Se trata en verdad de una invectiva dura y algo cruel contra la difunta y transgrede el tono general de alabanza y nostalgia presente en toda inscripción funeraria. La difunta es acusada de haber desatendido la casa, de haber practicado el adulterio reiteradamente, hasta el punto de tener un hijo que, según Nicomedes, no es suyo, y en fin, de ser un parásito que se ha aprovechado de todo el mundo siempre que ha podido. Optata es, de esta forma, caracterizada como la antítesis de la matrona tradicional romana.


8 comentarios:

  1. muy curioso e interesante,como todos tus artículos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, guapa!!! Me alegro que te haya gustado

      Eliminar
  2. Que lejos de aquel amable "caminante detente y lee hasta el final"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado lejos, por desgracia para Luceia

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro que te haya gustado. Un abrazo!!!

      Eliminar
  4. Excekente articulo, felicitaciones.
    Y si interpretamos que el hijo es de Nicomedes? Y por eso ese odio de este hacia la "usurpadora". Cierra mas, creo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!! Sin duda es otra posibilidad a tener en cuenta; es un epitafio sujeto a muchas interpretaciones. Un abrazo!!!

      Eliminar