viernes, 11 de enero de 2013

Epitafios romanos

Yo, Lucio Mario Vitalis, hijo de Lucio, viví 17 años y 55 días. Tuve éxito en los estudios y convencí a mis padres de que debía aprender una profesión. Había abandonado Roma con la guardia pretoriana del emperador Adriano cuando, mientras trabajaba duramente, las Parcas me envidiaron, me atraparon y me llevaron de mi nueva profesión a este lugar. María Marquis, mi madre, erigió este monumento en memoria de su maravilloso y desdichado hijo. CIL VI, 8991




Consagrado a los Manes. No digo su nombre, ni cuántos años vivió, no sea que el pesar viva en nuestros corazones cuando leamos ésto. Tú eras mi dulce bebé, pero la muerte te llevó en poco tiempo. Nunca disfrutaste de la libertad. ¡Ay, ay! ¿No es doloroso que perezca aquel a quién amas? Ahora la muerte le ha dado la única libertad que conocerá. CIL VIII 25006



A Anfélide, cariñosa abuela, que vivió ciento dos años y como viuda treinta (...) DI 4545






Oh, querídisimo esposo que me conviertes, con tu marcha, en desgraciada. Sin tí ¿qué puedo considerar dulce? ¿Qué puedo creer agradable? ¿Para qué guardo mi vida? ¿Por qué no te sigo al sepulcro, pérfido que me has abandonado? Séame al menos permitido estar contigo, entrelazadas nuestras manos, en el muy deseado, para mí, sepulcro.  CE 1979



Restituto Picenensis y Prima Restituta erigieron esta lápida para Prima Florentia, su amada, amadísima hija, arrojada al río Tíber por su marido Orfeo. El hombre llamado Diciembre erigió esta lápida para ella, que vivió 16 años. ISIS 00321




Vibia Chresta, liberta de Lucio, erigió este monumento en su honor y en el de Cayo Rustio Talaso, liberto de Cayo, su hijo, y en el de Vibia Calybe, su liberta y jefa de su burdel. Chresta erigió este monumento con sus propios ingresos sin defraudar a nadie. ¡Esta tumba no puede ser usada por sus herederos! CIL IX, 2029



Soy Tito Cesonio, hijo de Quinto, del distrito electoral Sergiano, veterano de la Quinta Legión Gala. Durante mi vida bebí sin freno. ¡Vosotros que aún vivís, bebed! (...) CIL III, 293




Tiberio Claudio Segundo vivió 52 años. El vino, el sexo y los baños arruinan nuestros cuerpos, pero el vino, el sexo y los baños hacen que tengamos una buena vida (...) CIL VI, 15258



Aquí yace Lemiso. Sólo la muerte puso fin a mi penoso trabajo. CIL VI 6049






(...) Si no es mucho molestia, transeúnte, levántate y lee ésto. A menudo he recorrido el inmenso mar en una embarcación ligera y he llegado a muchas tierras. Éste es el fin que urdió para mí el destino al nacer. Aquí me he liberado de mis preocupaciones y trabajos. Aquí no temo a las estrellas, ni a las nubes. ni al fiero mar, ni temo que mis gastos supere mis ganancias. CIL IX 60


Fuentes principales: 

  1. "Halagos, piropos y delicadezas en los epitafios romanos" de María Dolores Verdejo Sánchez. http://www.thamyris.uma.es/epitafios.pdf
  2. "Los olvidados de Roma" de Robert C. Knapp
  3. www.attalus.org Latin Inscriptions: Epitaphs   http://www.attalus.org/docs/cil/epitaph.html


8 comentarios:

  1. Me ha encantado...tenéis más?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después del éxito que ha tenido esta entrega-cosa que no me esperaba, por cierto-mañana, viernes 18 de enero, publicaré una segunda parte. Espero que te guste tanto como esta

      Eliminar
  2. Dónde está?
    Ya la has publicado?
    Bueno, seguiré buscando o si no esperando!!!
    Tu blog es genial!

    ResponderEliminar
  3. Acabo de verlo!
    Gracias!!!!

    ResponderEliminar
  4. Ya los había leído en alguna ocasión pero siempre es un gusto reincidir en su lectura. ¡Felicidades Laura!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!! Creo que pronto publicaré una tercera parte

      Eliminar
  5. Me gusta mucho leer este blog, porque su blog es muy útil para mí
    cara memikat hati wanita jarak jauh

    ResponderEliminar
  6. interesantes epitafios,,,algunos sorprendentes y hasta con sentido del humor.Que la tierra te sea leve,,,,màs real imposible.

    ResponderEliminar